amatoria, amor, compartibilidad, cultura, deseo, esencia, experiencias, Ilusiones, individualidad, pareja, pasión, placer, Relatos, seres cortados, valores, vida

NOSOTRAS. Nuestra vida en relatos.

Lo que pasa en…, se queda en… La Boda.

A las nueve y media de la tarde suena el timbre de la casa de Violeta, quien abre emocionada para abalanzarse sobre Alice y Bárbara y llenarlas de besos. “Qué ganas tenía de veros y contaros con todo lujo de detalles el maravilloso viaje con Bruno, pero primero os quiero enseñar lo que hoy me han traído Sergio y Lara hace un par de horas. El reportaje de la boda de Sergio ha quedado espectacular y el trabajo de Lara con las imágenes especiales y demás detalles, completa un trabajo ideal. Igual está mal que lo diga yo, pero en serio, a ver que opináis vosotras” comenta Violeta.

Las tres amigas se dirigen al sofá del salón y deciden comenzar con el álbum de tapas decoradas con delicados cristales de swarovski y dejar para después el vídeo. En la primera página aparece una impresionante imagen panorámica de la cala donde se celebró la boda con la villa y el mar de protagonistas. Cuatro palabras en la parte alta de la foto labradas en color champagne “Siempre tú y yo” invitan a comenzar el viaje. Un viaje que lleva rápidamente a las tres amigas al pasado mes de julio en Menorca.

Bárbara y Alice aterrizan en Menorca a las doce y media del mediodía. Llegan una semana antes del gran evento, tal y como Violeta les ha pedido. La escasa hora y media de vuelo se les ha hecho corta y no han llegado a dormir nada, que era su pretensión, pues llevan una semana madrugando y correteando por la ciudad para dejar todo cerrado y listo para el viaje. Sobre todo Bárbara, que es la primera vez que deja a Lucía a cargo de otra persona, aunque también sabe que no puede estar en mejores manos, pues está con Paula, su madre biológica al fin y al cabo y se unirán en unos días con ellas.

Cuando cruzan la puerta ven a Violeta saludando discretamente con la mano alzada. Se abrazan efusivamente las tres amigas y se dirigen al coche que las espera para ir directamente a casa a dejar el equipaje. De camino, Violeta les va contando el plan para la semana, y para sorpresa de Bárbara y Alice, la mayor parte del tiempo van a estar haciendo planes relajados. Paseos al alba por la playa, sesiones de spa, masajes, manicura, pedicura, peluquería, cenas y copas por sitios especialmente elegidos por Violeta e incluso salir al mar en su pequeña embarcación. El broche para casi todas las noches será en la cala frente a la casa con el trago de la bebida que más les apetezca.  “Parecen unas vacaciones idílicas. Yo pensé que estaríamos más atareadas” comenta Bárbara a lo que Violeta responde “¿más atareadas?, pero si no hay huecos libres en la agenda ¿qué más esperabas?” “Tienes razón, pero igual pensaba otro tipo de ocupaciones” se explica Bárbara. Violeta rebela que todo lo que tiene que ver con la organización de la boda y decoración, está casi listo y tienen a un quipo encargándose de ello, bajo la dirección de su madre y las tres ríen sonoramente. “Lo único que sí hace falta a ese respecto es que me ayudéis a elegir unos cuantos accesorios finales. Eso, y que os probéis en cuanto lleguemos vuestros vestidos que trajeron el viernes a casa junto con el mío, porque mañana viene la modista a casa para hacer la última prueba y espero que para los remates finales que haga ya no necesite llevarse nada al taller. El resto del tiempo os quiero para mí y yo para vosotras, para que este tiempo sea nuestro. Sé que es una tontería y que seguiremos haciendo vida igual, pero es como un ritual, otro comienzo tras una decisión importante y vosotras siempre estáis en todas mi decisiones importantes.” Alice solo alcanza a decir lo mucho que las quiere y que siempre estarán juntas y Bárbara, quien sigue emocionalmente sensible, ya ni puede hablar pues están resbalando lágrimas por sus mejillas e intenta contenerlas involuntariamente… “qué tontas somos, logra decir finalmente”. Y se abrazan larga y amorosamente cuando bajan del coche, ante la puerta donde las espera su madre que esboza una gran sonrisa al ver lo afortunadas que son esas jóvenes increíbles, que es como siempre las define ante sus amistades.

La semana previa a la boda no tuvo desperdicio alguno, todo fue estupendamente bien. La prueba de los vestidos, a los cuales no tuvieron que hacer prácticamente nada, admitieron que habían sido muy buenas y se habían controlado para no dar trabajo adicional. Las “tareas” fueron de lo más placenteras y enriquecedoras. Los brindis infinitos compartidos bajo la luna y las estrellas, abrazadas por el sutil sonido de las olas al llegar a la playa eran increíblemente renovadores. Resultó ser exactamente como ya había dicho Bárbara “Unas vacaciones idílicas”. No sólo fueron las damas de honor de Violeta, fueron sus invitadas de honor y así se lo hizo sentir cada instante. Alice y Bárbara, tampoco se quedaron atrás, porque con la complicidad de Victoria, la madre de Violeta, le habían preparado varias sorpresas para esa semana.

El día llegó y la novia lucía radiante y bella, justo como ella es por dentro y por fuera. Una boda a la que no le faltó ni un detalle. Verdaderamente resultó sencilla, pero no una sencillez cualquiera, sino una elegante, delicada y natural. Definía a la pareja perfectamente. Y como ya imaginaréis, en un día tan especial, no podía faltar un brindis (entre todos los que se produjeron) dirigido por ellas y para ellas. Brindaron por los todos los brindis, los pasados y los que vendrán. Quizás esa sea la muestra de lo que las guía, su objetivo desde que se conocieron. “Brindemos por todo lo que nos acontezca porque esto es nuestra vida, nuestra vida juntas” se dijeron mientras formaban un círculo las tres y alzaban las copas en el centro.

Respecto a lo que ocurrió a partir de ese momento, ya fue algo más loco y como se suele decir “Lo que pasa en…, se queda en…” o no, seguro que de alguna anécdota nos enteramos en sus próximas reuniones.

MSonia Ruiz.

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .