amatoria, amor, compartibilidad, deseo, diversidad, esencia, experiencias, individualidad, pareja, placer, Relatos, seres cortados, valores, vida

NOSOTRAS. Nuestra vida en relatos.

Sus deseos más profundos están al alcance de sus manos.

Las tres amigas toman asiento en la mesa redonda que tienen reservada junto al ventanal. Es el mejor sitio del restaurante, seguramente, por las maravillosas vistas a la sierra. A continuación, se unen Hugo y Bruno a la mesa y preguntan por Jaime, quien se ha quedado en la calle despachando una llamada telefónica inesperada de trabajo. Este hecho otorga la ocasión ideal para interrogar a Bárbara, entre todos, acerca de la oficialidad de su relación con él. Responde con una ligera sonrisilla y chispas en los ojos “creo que he perdido toda fortaleza para mantener mi idea de vida en solitario, en lo que a pareja se refiere, pues Jaime se está haciendo un hueco cada vez más grande junto a mi y, yo por primera vez en la vida, no quiero evitarlo, es más, deseo que esté ahí. Pero no os emocionéis, que ya sabéis que yo llevo un ritmo y tipo de vida que no se ajustan a nada establecido, así es que nada de expectativas” y zanja con un guiño de ojo de lo más revelador.

Una vez que Jaime ocupa su sitio en la mesa, solicitan al camarero que se acerque a informarles sobre las recomendaciones y así ir haciendo, cada uno, su elección. Deciden comenzar con entrantes a compartir y posteriormente, el plato principal seleccionado. Les sirven el vino, tras la cata correspondiente y, todos en pie, alzan sus copas para brindar. El motivo de reunión bien merece comenzar de este modo, pues hoy es un día especial para todos, todos celebran algo y quieren compartirlo con cada uno de los otros comensales. Alice y Hugo se embarcan en el proyecto de sus vidas, gracias a la apuesta laboral de Alice con la que Hugo se siente totalmente identificado, es todo lo que han deseado siempre. Violeta y Bruno, por su parte, también comienzan una nueva etapa de sus vidas con algunas decisiones ya tomadas, serán solos ella y él, viajando por el mundo tanto como puedan, que no es poco, pues sus trabajos son bastante flexibles. Por último Bárbara y Jaime han decidido dar una oportunidad a su relación, aún no definida del todo, pues ahora prima otra cosa, afrontar la recta final antes de la llegada de Lucía, aunque para ser sinceros, a ambos les ilusiona tanto que dice prácticamente todo de ellos y lo que le une, pese a que no lo hayan hablado aún.

La comida transcurre alegremente conversando y disfrutando de cada plato. Tal es así que el tiempo pasa, a su parecer, demasiado rápido. Deciden trasladarse a la zona musical del restaurante, ambientada agradablemente con sofás y sillones que les permite, relajadamente, seguir compartiendo ilusiones, propuestas y risas, sobre todo muchas risas.

El reloj marca las diez de la noche, hora que ha llegado casi sin darse cuenta, pero que les pone en acción para encaminarse a casa tras un largo día en inigualable compañía. Al asomarse a la puerta toca colocarse la bufanda, pues aunque el día ha sido bastante soleado, la temperatura sigue siendo la típica de finales de invierno y aún no da mucha tregua al abrigo. No obstante, los seis amigos se lanzan a la calle con paso firme y decidido. Y es que así se sienten, alegres y motivados porque sus deseos más profundos están al alcance de sus manos.

MSonia Ruiz.

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .