amatoria, amor, compartibilidad, cultura, deseo, diversidad, erótica, esencia, experiencias, individualidad, paradigma sexual, pareja, pasión, placer, Relatos, seres cortados, valores, vida

NOSOTRAS. Nuestra vida en relatos.

Bárbara: enamorada de Jaime y de la vida.

“¡Buenos días, nenas! Ya sé que hoy no podéis quedar, pero ¿podríamos hacer una videollamada a última hora y os pongo al día del fin de semana pasado con Jaime? Necesito conversar en voz alta, a ver si asimilo todo, pues las conversaciones conmigo misma ya no tienen efecto.” Escribe Bárbara en el chat grupal “Nosotras”. Rápidamente llega un nuevo mensaje, esta vez de Violeta, que acepta la propuesta siempre que sea a partir de las diez y media, que es la hora a la que llega a casa y se pone cómoda. Por su parte, Alice envía su aprobación para la cita con cierta inquietud.

Tras un largo día y poco productivo, a su juicio, Bárbara llega por fin a casa. No tiene mucho apetito, pero se prepara una cena ligera que toma mientras espera que llegue la hora de la cita con sus amigas. Cuando quedan menos de diez minutos, abre el ordenador, entra en la plataforma donde tendrá lugar la reunión y manda un mensaje manifestando su estado “on-line».

Al instante se une Alice, quien, tras algunos comentarios, consigue sacar una sonrisa a Bárbara que se muestra bastante dubitativa. A la hora marcada, aparece en pantalla Violeta, que saluda y pide disculpas por estar comiendo un sándwich, cena improvisada que se ha hecho al llegar a casa para no hacerlas esperar mucho.

Tras intervenciones varias, Alice anima a Bárbara a que comience a contar todo lo que está rondando por su cabeza y que la tiene tan bloqueada y “rara”.

“A ver, comienza Bárbara, no sé por dónde empezar, son tantas las ideas que están en movimiento, que me siento incapaz de ordenarlas y darles un sentido lógico para obtener respuestas sobre lo que siento y quiero al respecto.” Violeta propone “Siempre nos ha venido bien intentar resumir todo en un frase y luego ir analizando por partes, quizás te sirva ahora también” Bárbara asiente, sonríe y lo intenta “Jaime me ha pedido que formemos una familia juntos, es decir, que mi proyecto con la llegada de Lucía, le incluya él de manera estable y en la misma casa” Alice, abre los ojos de par en par y pregunta “antes de entrar en lo que tú sientes y deseas, por tener más datos concreto ¿estás diciendo que te ha pedido ser el padre adoptivo de Lucía?” “Eso es” contesta Bárbara, que aún contiene el aliento tras soltar la bomba y prosigue “Me ha revelado todo lo que siente y lo que han significado estos meses juntos. Sabe que no es mucho tiempo, pero también sabe que no tiene dudas. Su idea era hacerme la propuesta cuando Lucía ya estuviese en casa, pero lo ha estado meditando y piensa que es mejor hacerlo ahora y planificarlo antes de tener todos esos factores estresantes que suponen la llegada de un bebé. Él, según me ha contado, es consciente porque su hermana menor tuvo un hijo a temprana edad y aún convivían en la casa familiar.” Violeta y Alice escuchan atentamente sin poder emitir palabra alguna ante tanta revelación. Bárbara decide continuar con su relato “Pues bien, ya que lo mencionabas antes, Alice, yo entiendo que efectivamente es mejor acometer todos los cambios antes de que llegue la peque, y también sé que habíamos decidido dar un paso más en nuestra relación y “formalizarla” a sabiendas de que eso aplicaría de lleno a mi maternidad, la cual ya no afrontaría sola, sino con una pareja. El caso es que a mi pareja no la ubicaba en el mismo sitio que me ha propuesto él. Me explico, Lucía iba a ser mi hija, y Jaime, mi pareja, y el nexo entre ellos no era directo, algo que con el tiempo se normalizaría (o no) dependiendo de cómo evolucionase la relación. El nuevo escenario, implica tomar la decisión de dar el salto, antes de ver la evolución, o sea, valorando los datos actuales. Tengo miedo de que eso afecte a mi hija si Jaime y yo rompemos dentro de un tiempo. ¿Qué opináis? Y ya sabéis que cuándo os pregunto es porque quiero vuestras opiniones como si estuvieseis en mi situación. Quiero que os metáis en mi vida, os lo ruego.” y sonríe. Tras un silencio, Violeta coge aire y comenta “Lo primero decirte que yo estaría igual que tú dando vueltas a todo, ya me conoces. Es una gran decisión, pero también te digo que desde mi “renovación” soy más práctica y no pienso tanto a largo plazo. Dicho esto, diré que si Jaime es padre oficial o no de Lucía, no va a cambiar nada su relación con ella mientras esté contigo, y si lo que temes es romper con él y que desaparezca, es algo que sucede continuamente en parejas con y sin hijos (amparando todas las posibilidades), es un riesgo que toca asumir si tú deseas una vida con él. Otra cosa es que tú tengas reticencias a darle derechos con tu hija y que mañana pueda reclamarlos, en el caso de que os separéis. No sé si eso puede plantearse y hacerse algún contrato o similar. Seguro que tu tío, que es abogado, puede aclararte esa posibilidad. Lo primero es saber si quieres formar una familia bajo el mismo techo con Jaime ahora. Y luego ya si Jaime adopta o no a Lucia.” Alice, que ha movido en varias ocasiones las cabeza indicando estar de acuerdo con lo que decía Violeta, dice por su parte “En líneas generales pienso muy parecido a Violeta. ¿Tú quieres vivir con Jaime? Os habéis centrado en las consecuencias de si os separáis, pero ¿y si no lo hacéis? Igual es mejor estabilizar todo desde el inicio a luego andar con nuevas llegadas a casa que pueden generar confusión. Expongo esta posibilidad para que veas que yo encuentro pros y contras en ambos escenarios. Y Por ello apuesto por pensar qué es lo que deseas ahora y de ahí mi pregunta inicial. Y veo acertado que para valorar lo de la paternidad, o no, de Jaime, aclares tus dudas preguntando las diferentes posibilidades e implicaciones. Primero una cosa, y luego la otra, ¿no crees?” “Nenas, habéis pulsado las teclas adecuadas, y os prometo que me echaría ahora mismo a llorar de felicidad, pero no soy de esas. Prefiero respirar y gritar. Gracias por desenredar todo. Ahora podré pensar con más claridad y centrarme por partes. Solo os diré, a modo de adelanto, que Jaime ha conseguido poner patas arriba mi mundo, me ha hecho replantearme incluso algunos principios, ¡a mí! y puedo afirmar, como nunca, que estoy enamorada de él y de la vida por concederme este futuro, que si bien es muy nuevo, también es tremendamente atractivo e ilusionante. Gracias una y mil veces. Os quiero”. Alice y Violeta comparten su alegría y la animan a irse a descansar, algo bien merecido después de días de agobio. Se despiden con sendos “Te queremos”.

MSonia Ruiz.

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.